miércoles, 30 de agosto de 2017

Experiencia de Kelly Goris: El fin y el inicio en Ourense

Hace un poco mas que 10 meses llegué a Ourense, cansada después de mi viaje con mi maleta llena de piedras (como dijo Dorri) y totalmente desorientada. Había olvidado prácticamente todo mi Español, y sabía muy poco sobre donde iba vivir.

Como han cambiado las cosas. Estoy escribiendo este artículo desde mi casa en Ourense, mi hogar. Tengo amigos aquí, y familia y me expreso muy bien (pero nunca suficientemente bien) en el castellano.

El SVE ha sido una cosa muy influyente en mi vida, y creo que me ha dado herramientas y experiencia que me resultara muy útil en mi vida profesional. Pero no siempre ha sido fácil, y nunca como pensaba que sería.
Esperaba mas del proyecto en el sentido de organización y posibilidades. Pasaba algunos meses muy frustrantes y desmotivantes porque no había trabajo interesante, y el proyecto que solicité ya no existía. Claro que estaba haciendo y aprendiendo mucho durante esta época también, solamente diferentes cosas que pensaba. Estaba haciendo mucho mas deportes, caminando por las montañas y respirando aire libre. 




 
El cambio fue cuando entré en un grupo de energías de Ingeniería sin Fronteras con mi compañera de trabajo Patricia. Aquí cogí otra vez temperatura para trabajar duramente, y me sentía muy inspirada. No sabía que podría ofrecer a este grupo de expertos, que (o así parecía) tenían muy claro que querían y como realizarlo. No entendía la mitad de lo que hablamos, y Patricia siempre tuvo que hacerme un resumen al final. Me interesaba mucho, pero que podría aportar yo en un grupo así?
La repuesta? Mucho. Cada vez me costaba menos entender los reuniones, correos y documentos, empecé a hablar mas y aportar mas ideas. Poco a poco empecé a hacer mas cosas, sintiéndome útil tal vez por la primera vez desde mi llegada. Con el grupo organizamos una jornada muy guay, y varias charlas. 




 Una de las cosas que mas me gustó de mi SVE fueron los Repair Cafés que organizamos, donde enseñé a los participantes como reparar su propia ropa. La combinación del aspecto social y sostenible (no tirar pero reparar o cambiar) me llamaron muchísimo, y siempre lo pasamos genial.



 
Reflejando tal vez de todo este aprendizaje la cosa mas importante de lo que he aprendido es la importancia de buscar tu propio camino, y no rendirse. En alguna manera grande o pequeña siempre puedes hacer algo útil o interesante, algo que te puede servir en el futuro o siempre has querido aprender. No necesitas depender de otras personas para que te lo piensan o ofrecen ya diseñado; si buscas a alguien que te quiere y puede ayudar un poco ya es suficiente.

Aunque mi proyecto oficial ha terminado sigo como voluntaria con Amigos da Terra, sigo dando Repair Cafés y ayudando cuando lo necesitan. También sigo con el trabajo con el grupo de Energía con que espero vamos a hacer cosas importantes en el futuro.







No hay comentarios:

Publicar un comentario