miércoles, 22 de junio de 2016

Las cosas caseras son mejores_Curso de Pan en As Corcerizas


Cuando era pequeña mi padre - que realmente le gusta el pan y si pudíera, comería de todo con ella - a menudo me contaba historias de su infancia, en la época en que cada familia hacía su propio pan en casa, un pan grande, 3-4 a veces 5 kg, porque las familias eran más grandes. Hoy en día las familias son más pequeñas y también es el pan, pero veo más y más personas que vuelven a la antigua tradición e intentan hacer su propio pan de la manera más natural, con masa madre.



El día antes de ayer yo también fui a una tienda para comprar harina ecológica. Y lo que me hizo hacer eso, pues mi motivo es, que el fin de semana en As Corcerizas participé en un taller de panadería y cosmética. Por supuesto no todas las cosas al mismo tiempo, pero en un día estaban horneando el pan y en el otro día mezclando de jabón y otros productos cosméticos.

El taller comenzó a las 12 de la mañana y había un gran grupo de asistencia al curso. Todos estábamos muy emocionados e interesados ​​en hacer nuestro pan ecológico, bizcochos y galletas que están libres de productos químicos. Todos estábamos convencidos de que este podría ser el primer paso en un camino más saludable, auto-suficiente en un mundo que está lleno de productos industriales.

Después de recibir la primera información e instrucciones formamos cuatro grupos pequeños y podíamos decidir qué tipo de harina que nos gustaría utilizar para el pan. Mi grupo decidió hacer un pan de trigo tradicional. Después de elegir los ingredientes el trabajo ha comenzado - mezclar, verter el agua, añadir más harina y luego amasar y amasar para tener la mejor consistencia al final. También hemos aprendido que si queremos poner las semillas en el pan es mejor dejarlas en agua durante un día porque luego no van a absorber el agua de la masa.



Pues que trabajamos en grupos todos amasaron un poco la masa y lo que sucedió en un instante que la masa estaba lista y se formaba precisamente (por supuesto cada grupo tenía su propio estilo como dar forma al pan). Mientras que estábamos esperando para el pan a subir tuvimos unas cuantas horas para probar otras recetas de galletas y bizcochos.

Para mí la parte más memorable de taller fue cuando el pan estaba listo y podíamos probar lo que horneamos. Aparte de la satisfacción que lo hice, mi estómago también estaba contento, porque era muy rico.




Entonces después del curso me sentí de verdad que quiero hacer mi propio pan. Un pan que es la naturaleza pura en sí, y no contiene conservantes.

Con la masa madre ecológica lo que recibimos en el taller voy a hacer mi experimento. Después de alimentar la masa durante unos días hoy es el día en que voy a hornear mi primer pan. ¡Dedos cruzados!

Agnes Csirmaz



No hay comentarios:

Publicar un comentario