martes, 4 de agosto de 2015

Experiencia de SVE de Cláudia Ferreira


¡Y mis 11 meses de voluntariado europeo terminan ahora!
Fue un largo período de aprendizaje en diversas áreas y ni siempre fue fácil, pero que me permitió llegar a los objetivos que había planteado cuando ingresé en esto proyecto.
Tuvo la oportunidad de percibir como funciona una asociación que trabaja en la área de la protección del medio ambiente y adquirir nuevas herramientas de trabajo.

 


Disfruté de todas las oportunidades de trabajar en actividades de educación ambiental, con grupos escolares o adultos, y aprendí un montón a través del apoyo a los monitores contratados. También a través de la idealización y desarrollo de mis propias actividades educativas he retirado numerosos beneficios. Así agradezco a los Amigos da Terra por la confianza en mi trabajo encanto educadora ambiental. 


Agradezco también a la Aula de Natureza de rio Miño, por me tener dado la oportunidad de desarrollar allí la actividad "Cambio climático: impactos y relación con la huella ecológica" para grupos escolares y por me invitar a colaborar en algunas de sus actividades. Me divertí mucho en la construcción del invernadero de botellas de plástico!! 

Espero que estos nuevos conocimientos me ayuden a continuar a trabajar en la área de la educación ambiental en mi futuro profesional!
Tuvo aún la oportunidad de ganar una nueva practica en la escrita y expresión oral del idioma castellano (con una gran ayuda de los profesores del Centro E.P.A- Ourense) y del inglés, o que pienso que me será bastante útil. Agradezco a Eszter, Theresa, Aurelie y Giorgio por me ayudaren a mejorar mi inglés, me enseñando a pronunciar bien algunas palabras! Hasta aprendí unas cuantas expresiones del gallego.
También pasé algún tiempo el la huerta comunitaria de la asociación, donde los voluntarios que allí trabajan me enseñaran diferentes formas de hacer y mantener cultivos biológicos.

A nivel personal aprendí que puedo ser mucho más adaptable do que alguna ves he pensado y bastante razonable en la hora de buscar alternativas para las dificultades que he encontrado. Gané nuevos amigos en diferentes partes del mundo y conocí nuevas culturas.
Voy a echar de menos a Ourense y a las gentes que conocí por aquí, pero ahora es tiempo de buscar otros caminos para seguir.
Agradezco a los Amigos da Terra y a la Casa da Horta por me seleccionar para esto proyecto y personalmente agradezco a Dorrío, Maria, Raquel, Julio y Isabel Diogo por el apoyo al largo de todos este meses.

 Cláudia Ferreira


No hay comentarios:

Publicar un comentario